El vicepresidente de la República, Alfredo Borrero, se pronunció este lunes 6 de septiembre sobre la polémica que generaron las peticiones de la organizadora de la boda de su hijo, Juan David Borrero, y la modelo estadounidense Jasmine Tookes.

Borrero primero aclaró que la planificación de la ceremonia religiosa, que se ofició el pasado sábado en la majestuosa iglesia de San Francisco, en el casco colonial de Quito, comenzó en septiembre del año pasado, cuando él aún no era Vicepresidente de la República.

Además, enfatizó que «se utilizó dinero privado para una boda privada, no como en otras ocasiones que se usaba dinero público para fines privados».

«Mi hijo tomó la decisión de casarse en el Ecuador, lo cual me encantó. Bajé a la plaza -ese día- a saludar con la gente, y de lo que yo pude ver la gente estaba contenta, los comercios estaban abiertos, por lo tanto pensemos en un Ecuador inclusivo, un Ecuador para mostrarse en el mundo entero», relató el segundo mandatario.

En cuanto a la carta de la organizadora y dirigida al Secretario de Seguridad del Distrito Metropolitano de Quito en la que, entre otras peticiones, se solicita «una extrema limpieza de las zonas, retirar a las personas indigentes de pórticos y sitios aledaños. Y que exista vigilancia permanente», Borrero manifestó su desacuerdo con la misiva.

«Las decisiones y comentarios de la señora son suyos, yo no estoy de acuerdo con muchos de ellos», puntualizó el vicepresidente.

Por su parte, la Presidencia de la República ha tildado de «inaceptables» las peticiones que causaron polémica en redes sociales.

En su cuenta de Twitter, la Presidencia colgó un comunicado en el que expresa la «sorpresa» tras leer la carta enviada por la organizadora de bodas al Municipio y asegura compartir «la indignación que ha suscitado en la opinión pública».

«Resultan inaceptables las peticiones planteadas. Queremos dejar claro que esa carta es de estricta responsabilidad de quien la suscribe. El Gobierno no ha autorizado a ninguna persona para gestionar ninguna clase de evento privado como ese ante autoridades municipales o estatales», indica.

Y advirtió: «De llegar a saber que algún funcionario se ha arrogado esa prerrogativa actuaremos con toda contundencia». (VISTAZO.COM)