Un caso de maltrato infantil causa conmoción en el Reino Unido: Un niño de seis años falleció tras ser envenenado y torturado por sus padres.

El pequeño Arthur Labinjo-Hughes fue hallado muerto el 16 de junio de 2020, luego de que su padre Thomas Hughes (29) y su madrastra, Emma Tustin (32), lo torturaran durante meses. Los detalles quedaron al descubierto por el juicio por la muerte que se desarrolla en estos días.

Thank you for watching

Jonas Hankin, abogado querellante, presentó los registros de la conversación de Whatsapp entre la pareja, en que se hallaron fotos del menor siendo torturado y frases de odio hacia él, como que era un “maldito Hitler” o de amenaza, como “le voy a sacar la mandíbula de los hombros”.

También se enviaban audios con los sonidos que hacía el niño mientras sufría o era golpeado. Incluso Hughes le pedía a Tustin “que no mueva un músculo; ponlo junto al refrigerador, sácalo para afuera o donde sea, regálalo”.

Además, se descubrió que los padres dejaban a su hijo durante largos periodos de tiempo sin comer o parado mirando a una muralla. Según lo reportado por The Sun, los exámenes mostraron que Arthur tenía «extensos hematomas en todas las partes de su cuerpo, y una tomografía computarizada mostró sangrado en el cerebro y ‘daño dentro del cerebro mismo’, que se debió a la escasez de oxígeno y suministro de sangre».

Hankin comentó que los exámenes del mismo informe señalan que Arthur fue «envenenado repetidamente con alimentos o líquidos contaminados con sal, posiblemente para tener sed».

De acuerdo con el informe forense, ese mismo día, el pequeño habría ingerido 34 gramos de sal (seis cucharadas y media) en un transcurso de 12 horas.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que un adulto consuma 5 gramos de sal al día (2 gramos de sodio).