El presidente Guillermo Lasso dispuso este lunes borrar la información crediticia de los ciudadanos que se encuentran en la central de riesgos por deudas de hasta 1.000 dólares en las instituciones del sistema financiero.


La disposición la dio a través de un Decreto Ejecutivo en el en el que señaló que las instituciones de referencias crediticias deberán eliminar de su información los registros de deudas menores a los 1000 dólares.

Las entidades que pertenecen a la economía popular y solidaria borrarán los registros de deudas de hasta 500 dólares. Mientras que las empresas que brindan crédito a sus clientes deberán eliminar los registros de mora en deudas de hasta 100 dólares.


El objetivo, dijo el Presidente, es que los ecuatorianos puedan acceder a más créditos o puestos de empleo y de ese modo reactivar la economía.

El Decreto no elimina el legítimo derecho al cobro de estas deudas por parte de las empresas financieras.

En su discurso, el Jefe de Estado mencionó que esta decisión tiene que ver con la necesidad de que mejore la economía y de que más ecuatorianos puedan acceder a créditos de consumo, que se han visto limitados debido a la información de la central de riesgos.


Según dijo, en el país existen más de 1,7 millones de personas que se encuentran en la central de riesgos por no haber cumplido a tiempo con sus obligaciones crediticias en el último año, a causa de la crisis económica derivada de la pandemia.

“Este es un acto de estricta justicia y que busca la reactivación económica del país”, dijo Lasso y agregó que su decisión permitirá generar oportunidades para ellos y sus familias.