En busca de información oculta sobre una presunta vacunación irregular contra la covid-19, la Fiscalía General del Estado emprendió allanamientos en las oficinas del Ministerio de Salud Pública (MSP), este miércoles 17 de marzo de 2021.

Asimismo, la Fiscalía también allanó las instalaciones de la gerencia del hospital de Quito «Pablo Arturo Suárez», donde se incautaron «listas reservadas» de personas vacunadas en las fases 0 y 1, presuntamente fuera del plan previsto.

La fiscal general, Diana Salazar, lideró la diligencia, dentro de la investigación relacionada al Plan Nacional de Vacunación, luego de conocer sobre la ubicación de listas en las que constarían autoridades del Gobierno y particulares, quienes deberán rendir su versión ante la Fiscalía. En el allanamiento se incautó, además, documentación relacionada a la investigación, dispositivos electrónicos y computadores, que fueron puestos en cadena de custodia por personal especializado de la Policía.

«Las versiones obtenidas en las últimas horas evidencian que se tiene un registro detallado de las personas vacunadas, lo que hace presumir que existe información que ha sido ocultada y que serviría para la investigación que lleva adelante la Fiscalía», informó el organismo por redes sociales. 

El Plan de Vacunación lanzado en Ecuador para frenar la pandemia se ve salpicado de informaciones acerca de favoritismos para privilegiar a allegados, en el caso del exministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, a su propia madre. 

Zevallos dejó el Ministerio a finales de febrero debido a todo tipo de críticas sobre el plan de vacunación, que avanzaba en el país a un ritmo mucho más lento del previsto y a otras por el que su madre hubiera sido vacunada en un centro geriátrico privado, lo cual técnicamente estaría dentro de lo previsto. 

Pero desde entonces han surgido otras denuncias por vacunaciones de grupos privilegiados que han encendido las alarmas en el país, donde apenas 120.000 personas, de una población de 17 millones, han sido inmunizadas. 

El exministro, sustituido por Rodolfo Farfán, dejó Ecuador la madrugada del 27 de febrero para dirigirse a Estados Unidos, donde vivía antes de ser designado al iniciarse la pandemia, y ante el temor de que después no pudiera abandonar el país. Zevallos es investigado por presunto tráfico de influencias y delito contra la administración pública.