Los ecuatorianos celebraron este domingo el Día de la Madre, con la mayoría de la población bajo confinamiento y un toque de queda por todo el fin de semana como medida para reducir el contagio por covid-19, y con la web como aliada de los festejos virtuales.

En ciudades como Quito, apenas asomaron algunos grupos musicales, sobre todo mariachis, que fueron autorizados para ofrecer serenatas contratadas, pero bajo un estricto protocolo de bioseguridad.

Y pese a que en algunos lugares de la ciudad se han denunciado aglomeraciones clandestinas de personas y familias, la mayoría de la ciudadanía ha permanecido en el confinamiento que concluirá este lunes a las cinco de la mañana.

En Loja mediante un programa especial de Loja Tv, medio de comunicación digital, se presento música y saludos a las madres por su día, la conductora Neida Alonso, de origen paraguayo, resalto la necesidad de estar unidos como familias, si bien la pandemia ha separado a padres de sus hijos y a familias enteras, los lazos de unidad deben renovarse para salir juntos adelante, dijo.

Este es el tercer fin de semana consecutivo en el que la población de 16 de las 24 provincias del país cumplió el aislamiento social, con toque de queda incluido, aunque con excepciones.

Con los parlantes en alto volumen, en algunas casas rendían homenaje a las madres con melodías alusivas que hacían resonar al barrio entero, mientras que el cúmulo de saludos llegaban por las redes sociales.

El propio presidente de la República, Lenín Moreno, a través de su cuenta de Twitter, expresó su agradecimiento a las madres en este segundo domingo de mayo, en que se celebra su día en Ecuador.

«Un gran abrazo y un agradecimiento eterno a todas las madres por su amor incondicional y su ejemplo de vida», remarcó Moreno, pero admitió que esta celebración sabe a poco por la distancia.

«Pronto llegarán mejores tiempos para compartir en familia. ¡Hoy celebramos su vida junto a nosotros!», agregó el mandatario que adjuntó una colección de fotografías alusivas a la fecha.

En las redes sociales también han aparecido imágenes y videos de grupos de mariachis, contratados por familiares, que cantaban a voz en cuello desde la calle a las madres que asomaban por las azoteas o balcones.

Las plataformas virtuales también dieron espacio para la reunión de hijos y madres, distanciados por el coronavrius que no ha dado tregua a los ecuatorianos desde que se registró oficialmente el primer caso, el 29 de febrero del año pasado.