El excandidato presidencial por el correísmo Andrés Arauz instó al presidente Guillermo Lasso a que «renuncie» a su cargo por el escándalo de los papeles de Pandora, o a que se inicie un nuevo proceso electoral, al considerar que el mandatario ha perdido toda «legitimidad interna y externa».

«Creemos que debe renunciar o ser destituido por esto, porque ha incumplido la Ley del Pacto Ético que se aprobó mediante consulta popular en 2017», dijo Arauz en declaraciones a la agencia de noticias Efe al referirse a la prohibición de tener propiedades en paraísos fiscales. Además pidió a Lasso que desclasifique toda la información para «ahorrar meses» de investigación.

El excandidato correísta habló desde México, donde se encuentra terminando un doctorado en economía que había interrumpido para presentarse a las pasadas elecciones presidenciales por la organización Unión por la Esperanza (UNES), en las que fue derrotado por el actual mandatario en segunda vuelta.

Arauz cree que los papeles de Pandora arrastran un serio problema para que el gobernante ecuatoriano pueda seguir al mando del país porque «tiene falta de legitimidad interna y externa», y, «luego de un escándalo de esta magnitud, no le queda capital político para proponer sus reformas ni laborales ni tributarias ni de privatización».

Las propiedades de Lasso en el extranjero, incluido al menos un paraíso fiscal, Panamá, aparecieron en los papeles de Pandora publicados el domingo por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), en los que se constataban bienes hasta 2017.

El mandatario ha asegurado que se deshizo de todos sus activos ese año en cumplimiento riguroso de esa ley, y el miércoles ofreció responder a cualquier pregunta de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional y pidió al contralor general subrogante que valide su declaración patrimonial juramentada antes de asumir funciones.

Un ofrecimiento que la oposición política considera insuficiente por no ofrecer respuestas al periodo anterior a 2017, en el que Lasso ha confirmado que tenía activos en un país como Panamá, lo cual no era entonces ilegal.

Arauz exigió al mandatario que «transparente los nombres, las empresas, las relaciones, el estatus de los fideicomisos, a quién vendió, por cuánto, o supuestamente cómo se deshizo» de esos bienes. EFE