Como parte de su cronograma de inspecciones planificadas, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) constata el seguimiento de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) en plantas procesadoras de alimentos para verificar el cumplimiento de esta certificación.

En la Zona 7, conformada por las provincias de El Oro, Loja y Zamora Chinchipe, se registran 14 entre microempresas e industrias de alimentos procesados que cuentan con BPM, las cuales se constituyen en políticas implementadas por estos establecimientos que aseguran un estricto control de la calidad de los alimentos, a lo largo de la cadena de producción, distribución y comercialización.

Equipos técnicos de Arcsa han inspeccionado estos establecimientos para evidenciar la aplicación de normas sanitarias que incluyen medidas de higiene para la manipulación, preparación, elaboración, envasado y almacenamiento de alimentos previo al consumo humano.

Algunas de las empresas que cuentan con la certificación BPM en el sur del país se dedican a la fabricación de hielo purificado; empaque, procesamiento y exportación de camarón; elaboración y conservación de carne y sus derivados; elaboración de horchatas; establecimientos destinados a la destilación, rectificación y mezclas de bebidas alcohólicas, y elaboración de salsas, aderezos, especias y condimentos.

Los usuarios pueden identificar el código BPM en las etiquetas de los productos que consumen, con lo cual se busca generar mayor seguridad cuando se adquieran los alimentos procesados.